Saltar al contenido

Catalina de Siena

    Catalina

    Catalina de Siena, una de las 4 grandes influencers de la Iglesia Católica

    • A sus seguidores espirituales se les llamaba “caterinianos”.
    • Acompañó hasta el momento final de su muerte a un condenado que le pidió que estuviera con él.

    Delante de nosotros ha pasado mucha humanidad, muchas personas en busca de una vida plena. Sin embargo, algunas de ellas parecen perdurar en el tiempo. ¿Su secreto? Son siempre actuales. Su vida espiritual ha dado con claves que siguen siendo válidas hoy.

    En este terreno de la espiritualidad, podemos mencionar al Maestro Eckhart, a Brígida de Suecia, al recientemente fallecido Thich Nhat Hanh, por supuesto, a Jesús de Nazaret, y a muchos otros… Su sabiduría, su experiencia, o su pedagogía para ayudarnos a llegar, en palabras de San Juan de la Cruz “más adentro”, los siguen haciendo presentes hoy.

    Algunas de estas personas son conocidas aquí y allá, dependiendo del lugar geográfico o de la espiritualidad concreta. Hoy conoceremos un poco más a una tremenda y joven mujer del siglo XIV: Catalina de Siena.

    Catalina de Siena es una de las cuatro doctoras de la iglesia católica, esto significa que hizo una aportación cualitativa a la vida espiritual y de fe de la iglesia.

    Catalina tuvo muchos seguidores, personas a las que ella escuchaba y orientaba en su vida espiritual. Fueron llamados “caterinianos”.

    Una vida interior rica en simbolismos y de intenso compromiso 

    Catalina encontró numerosos símbolos con los que poner palabras a su vida interiorhablaba de la celda interior, como ese lugar en nosotros donde podemos acceder a una vida profunda, lugar del conocimiento de sí y de Dios. En esta celda nos invita a permanecer en el día a día. Hablaba de Jesucristo como árbol de la caridad, como puente entre Dios y las personas, como escalera por la que podemos subir para crecer en el amor.

    Mujer iletrada, que murió a los 33 años, dejó una huella notable en muchos sectores de su época.

    Como algo insólito en su tiempo, Catalina tuvo un papel social y político relevante en su época: tiempo de disputas políticas en Italia, y tiempo en los que llegó a haber varios papas en la iglesia católica, en Roma y en Avignon. En todas estas situaciones de conflicto y guerra, Catalina se mostró persuasiva para llevar a unos y otros hacia la paz.

    Acompañaba a presos y enfermos en sus últimos momentos. Acompañó hasta el final a un condenado a muerte que le pidió que estuviera con él.

    Su espiritualidad, por tanto, como no podía ser de otra manera, la llevó a una vida de intenso compromiso, que ella armonizaba con su intensa vida de contemplación.

    Encuentro-meditación en torno a Catalina de Siena por la paz 

    ¿No es esto lo que querríamos vivir muchos y muchas de nosotras? ¿No necesitamos en estos tiempos convulsos, personas pacíficas y pacificadoras desde una profunda vida espiritual?

    Para conocer y dialogar sobre Catalina de Siena, y para orar por la paz, te invitamos al encuentro-oración que tendrá lugar el domingo 8 de mayo de 18 a 20 horas. Al final del encuentro compartiremos algo para celebrar el encuentro presencial.

    EL AFORO PARA EL ENCUENTRO YA ESTÁ COMPLETO.

    1 comentario en «Catalina de Siena»

    1. Me parece muy bonita la exposición que hacéis de Catalina de Siena, y surge el deseo de conocer de su vida, y además creo que en estos momentos convulsos necesitamos modelos de personas que con su forma de vivir sean o hayan sido personas pacificadoras desde una profunda vida espiritual, comprometidas con la vida y época en la que vivieron.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.